Controla tus nervios | Alziur

Cuando tenemos que enfrentarnos a una prueba importante para nosotros, tendemos a ponernos nerviosos. Sabemos que nos jugamos mucho, y eso provoca que te paralices, que tu corazón lata tan fuerte que no seas capaz de pensar con claridad, e, incluso, que te suden las manos. El problema es que esta agobiante inquietud te bloquea, llegando en ocasiones a dejar tu mente en blanco, a olvidar todo lo estudiado para aquel examen, ese discurso que debías hacer en público o, entre otros, las aptitudes que querías demostrar en aquella entrevista de trabajo.

En conclusión, los nervios no te ayudan a realizar esa tarea, todo lo contrario.

Por eso, en el vídeo de hoy os comento cómo podemos solucionar ese estado tan desagradable, y acudir a esa importante cita más relajados, dispuestos a mostrar lo mejor de nosotros.

 

 

Tips para que seas capaz de controlar tus nervios:

 

1. No me arrepiento, he dado lo mejor de mí.

Si vas relajado a esa cita, probablemente actúes con sensatez. Siendo claro en tu exposición, y mostrando todas tus capacidades. ¿Cuántas veces has pensado “ojalá hubiera dicho esto, ojalá hubiera explicado esto otro, ojalá no me hubiera olvidado de añadir tal cosa…”? Seguramente olvidaste aquello consecuencia de ese estado de nervios, o, en el peor de los casos, llegaste a quedarte en blanco por estar un tanto agobiado.

No vamos a dejar que esos malditos nervios entorpezcan nuestro camino nunca más.

Mandas tú, no ellos.

 

2. Comprende la causa de tus nervios, ¿qué es lo peor que puede pasar?

 Procura plasmar en tu mente (o en papel) el peor de los casos de no triunfar.

Por ejemplo, mañana debes acudir a una entrevista de trabajo para un puesto al que realmente te gustaría acceder, crees que es el puesto de tus sueños, te juegas mucho, pero… ¿Qué pasa si no me contratan? ¿Es tan grave que te den una negativa? ¿Es la última oportunidad de conseguir un puesto que te realmente te agrade?

Tú y solo tú decides la gravedad de las situaciones a las que te enfrentas. Tú, y solo tú, decides levantarte y seguir luchando, o quedarte derrotado en el suelo.

 

3. Focaliza tu atención.

Ya sabes qué es lo peor que puede pasar si la cosa no sale como esperabas (¿verdad que tampoco es tan grave?), también has decidido que tú eres el dueño de tu actuación, que los nervios no van a controlarla. Ahora solo te queda respirar hondo, mentalizarte. Tú vales para conseguir ese puesto de trabajo, para aprobar ese examen, créetelo y es muy posible que lo consigas. No pienses en ese pequeño porcentaje que no está en tus manos, focaliza tu atención en lo que sí puedes controlar para que consigas aquello que te propones.

Yo siempre me digo que si otras personas lo han conseguido, ¿por qué no voy a conseguirlo yo? No soy ni más tonta, ni más lista, ni más trabajadora, ni menos trabajadora… La mayoría de nosotros somos personas normales, y como otros han podido, doy por hecho que yo también.

¡Muestra lo que vales!

¿Cuál es la peor situación de nervios por la que has pasado?

Comenta aquí abajo =)

 

¡ Que seáis muy felices !

 

a l z i u r