Los 10 ladrones de tu energía

El otro día, dando una vuelta por Pinterest, encontré un blog que explicaba cuáles eran los 10 ladrones de nuestra energía según el líder espiritual Dalai Lama. Me paré a leerlo y me gustó mucho, además de convencerme de que realmente así es. Por eso hoy quiero compartir este pequeño conocimiento recién adquirido con vosotros. Quiero que seáis conscientes de qué os está robando la energía (si algo), pues esa energía es necesaria para ser productivos, estar motivados y tener una mente positiva que ayude a superar las situaciones que cada día se nos presentan.

Solo uno mismo tiene el poder de dominar su propia energía y acceder a ella para darle el uso más eficaz. Sin embargo, hay algunos agentes externos e internos que pueden llegar a interferir, provocando un deterioro en nuestro estado de ánimo. Vamos a ser conscientes de cuáles son esos agentes y buscar un remedio para detener a los ladrones de tu energía.

Te lo cuento por escrito más abajo o puedes verlo en vídeo si lo prefieres:

1. Personas tóxicas

En mi vídeo de “Gente Tóxica” os hablaba de este tema. Y es que es un “mal” real, la gente pesimista hace más ruido que la optimista, y te empapan con su negatividad hasta que cuando quieres darte cuenta estás hablando como ellos y compadeciéndote de ti mismo. ¡No dejes que eso ocurra! Alejate de la negatividad.

Dalai Lama“Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

 

2. Paga tus cuentas

Muchas veces he pedido dinero prestado a amigos, pequeñas cantidades, nunca nada excesivo. La cuestión es que el dinero de otros me quema en la conciencia, no puedo parar de repetir a esa persona que se lo devolveré, y efectivamente hacerlo, por pequeña que sea la cantidad. Para mí es una responsabilidad de primer grado: utilizar dinero que otros se han ganado con su esfuerzo y que con toda su generosidad te han prestado. No hay nada mejor para una conciencia tranquila que saber que no le debemos nada a nadie, en el sentido más estricto.

Dalai Lama - “Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.

 

3. Cumple tus promesas

Qué fácil es prometer, pero para ser de fiar, también hay que cumplir lo prometido. No es sencillo, porque a veces esas promesas son más complicadas de llevar a cabo de lo que uno pudo imaginar en un primer momento, sobre todo las que nos hacemos a nosotros mismos. Piensa un momento: ¿cuántas veces has fallado en aquello que te prometiste? Sin ir más lejos, ¿has cumplido todos los propósitos de año nuevo que te hiciste en enero?

Dalai Lama - “Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”

 

4. Haz más de lo que te gusta

Bien es cierto que todos tenemos obligaciones con las que debemos cumplir, nos gusten más o menos. Pero procura dedicar más tiempo a aquello que verdaderamente te gusta. Dales a tu vida y a tu tiempo el valor que se merecen, dedícate a ti mismo.

Dalai Lama - “Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.

 

5. Descansa y actúa

Que el remordimiento no te impida descansar como te mereces, que el miedo no te paralice para actuar cuando toca. Hay que sacar el máximo provecho de cada oportunidad que se nos presente, tanto si es para relajarte y recargar las pilas, como si es para coger el toro por los cuernos y pasar a la acción.

Dalai Lama - “Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.

 

6. Pon orden en tu vida

Desde lo material hasta lo espiritual, es muy importante desprenderse de aquello que no necesitamos, dejar atrás todo lo que sea pasado y tomar sólo aquello que nos permite organizarnos para vivir el presente y cumplir nuestros sueños. Vacía tu mochila, guarda únicamente  todo lo aprendido y los buenos momentos.

Dalai Lama - “Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.

 

7. Cuídate

A veces pienso que uno se “mata” a trabajar con la intención de asegurarse un futuro y una calidad de vida, lo malo es que muchas veces acaba invirtiendo parte de ese dinero ganado en mejorar la salud que perdió por el camino. No tiene mucho sentido, ¿verdad?

Por eso debes cuidarte desde ya: come sano sin dejar de darte caprichos, muévete, descansa, ten una mentalidad optimista que te libre del estrés, medita, ríe...

Dalai Lama - “Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos”.

 

8. Enfrenta cada situación

Da la cara y afronta cada situación en la que te veas involucrado. No lo dejes pasar porque se convertirá en algo que te consuma a diario. Siempre que esté dentro de tus posibilidades es mejor plantarle cara a la situación y ser consciente de la realidad, aquí y ahora, antes que dejarlo pasar y esperar que se solucione por sí solo.

Dalai Lama - “Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria”.

 

9. Acepta lo que no puedes cambiar

No todo está en nuestras manos: hay situaciones, personas y cosas que se escapan a nuestras posibilidades. Debes aceptarlo y dejarlo estar o dejarlo ir, no puedes llorar porque esté lloviendo: puedes aprender a bailar bajo la lluvia o meterte en casa. ¿Pero de qué te sirve lamentarte? Por mucho que llores, te cabrees y te empapes, la lluvia no va a cesar por ti.

Dalai Lama - “Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

 

10. Perdona

La vida nos pone ante situaciones que nos llenan de ira, dolor y rencor. Sin embargo, cuando decidimos no alimentar esos sentimientos y empezar a perdonar, todo en nuestra vida mejora. La ira y el rencor son sentimientos que no nos aportan nada positivo y nos pueden llevar a tomar malas decisiones de las que luego nos arrepintamos.

Además, no hay nada más grande en esta vida que aquel que es capaz de perdonar y ofrecer otra oportunidad, porque todos nos hemos equivocado alguna vez y cuando nos han perdonado nos hemos sentido enormemente agradecidos.

¡Cuidado! No se trata de pasarse la vida perdonando, hay que tener unos límites, y a veces el perdón ya no es una opción.

Dalai Lama - “Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”.

 

Aquí podéis ver el vídeo donde hablo sobre este tema, explico con más detalle cómo entiendo cada uno de estos 10 ladrones de nuestra energía, así que si te ha gustado el blog te recomiendo que le eches un vistazo.

¿Qué te ha parecido el blog? Cuéntamelo en los comentarios de abajo, ya sabes que me encanta “escuchar” vuestra opinión. Y como siempre os digo, si crees que a alguien le puede interesar esta información, no dudes en compartirlo. Todos merecemos conocer cuáles son los ladrones de nuestra energía para poder combatirlos y mostrar al mundo la mejor versión de nosotros mismos.

Muchas gracias por estar ahí.

Con cariño,

Alziur.