Gente tóxica

Las personas tóxicas se hacen daño a sí mismas con una actitud extremadamente pesimista, pero, al fin y al cabo, solo cambiaran en caso de que ellos lo consideran, uno no puede hacer cambiar a nadie que no quiere hacerlo, además es respetable que cada uno sea como “quiera” ser.

El problema es que la gente tóxica contagia esa negatividad y amargura por allí por donde pasan, por eso hay que saber identificar a aquellas personas que tienen este comportamiento, ya que nos perjudica y las queremos lo más lejos posible.

Hoy os voy a contar cómo identificar a estas personas, qué tipos de personas tóxicas hay y qué hacer para que no nos afecte su actitud en caso de que tengamos que enfrentarnos a ellas a diario.
 

1. Características de la gente tóxica.

Considero que hay una serie de características generales que definen a la gente tóxica: son negativos, no paran de quejarse, viven acomplejados... Voy a recopilar las principales características que considero que estas personas tienen, aunque lo explicaré con más detalle en este vídeo.

Evidentemente, que tú y yo tengamos complejos no nos convierte automáticamente personas tóxicas, pero una cosa es tener nuestros complejos y otra es ser un “acomplejado de la vida”, es decir, esas personas que siempre se sienten pequeñas ante los logros de otros y para las que toda persona con virtudes es una amenaza.

- Son muy pesimistas, no creen que pueden, se ponen límites para absolutamente todo y ya se han rendido incluso antes de empezar. 

- Se pasan todo el día quejándose. Estamos de acuerdo en que ese es su problema, pero escuchar a alguien que se pasa la vida quejándose te chupa la energía, es totalmente contraproducente porque además acabarás cayendo en su juego y, sin darte ni cuenta, acabarás quejándote tú también, incluso cuando en un principio estabas contento y sin preocupaciones.

- Viven acomplejados y se sienten amenazados por los logros de los demás. La gente crece cuando se inspira en aquellas personas que han conseguido lo que ellos también quieren, sin embargo, los acomplejados se comparan con otros todo el tiempo y, en muchas ocasiones, sienten un gran rechazo por aquello que, en el fondo, les gustaría tener o ser.

Los logros o virtudes de otros, en vez de sevirles de motivación, lo sienten como una amenaza y no dudarán en cuestionarlo y criticarlo, todo con tal de hacerse creer que es imposible alcanzarlo de una manera honesta y digna.

- Son una víctima del mundo, todo está en su contra: su pareja, su familia, sus amigos, compañeros de trabajo/clase… Y ellos son “tan buenos” que tienen que cargar con todo ese peso y poner la otra mejilla.

Este concepto no es fácil de captar, a mí personalmente me ha costado MUCHO reconocer a este tipo de personas “victimillas” (os lo cuento con más detalle en este vídeo), pues parecen tan sumamente buenas que son son tontas, ¿verdad? Pero ¡cuidado!, cuando uno dice de sí mismo: “soy tan bueno que por eso me pasan estas cosas”, empieza a dudar y observa con atención.

- Muchas veces son soberbios, no les gusta nada que des una opinión desde un punto de vista más optimista, que veas las cosas de un modo más esperanzador. Ya sabéis que “misery loves company”, les encanta que les sigas el rollo para poder recrearse una y otra vez en ese pozo de miseria, cuando dejas de hacerlo y buscas algo diferente, empiezan a dudar de ti, no les gusta nada. Es en ese momento cuando frases del estilo de “has cambiado” saldrán a relucir.
 

 

2. Clases de gente tóxica.

EL PESIMISTA:

Te contagia esa negatividad y aunque tú seas alguien alegre y optimista, si no te das cuenta acabarás hablando igual que ellos… La teoría de que somos la media de las 5 personas con las que pasamos más tiempo es perfecta para definir este comportamiento, por eso no nos conviene relacionarnos con este tipo de personas, pues un caracter sumamente pesimista nos limita a la hora de pelear por todo aquello que queremos conseguir en la vida.

No quiere decir que sean malas personas ni mucho menos, pero la negatividad es extremadamente contagiosa y si no te das cuenta acabarás formando parte de su “grupo” y hablando y pensando igual que ellos. 

EL ENVIDIOSO:

No se alegra por tus logros, a él siempre le va mal (o eso cree) y quiere que a la gente de su círculo le vaya igual de mal, para así poder hablar de lo mal que les va, de lo injusta que es la vida... Quejarse y lamentarse es más divertido si se hace en grupo, así no parece que sean los únicos, por eso prefieren que a ti tampoco te vaya bien.

Sí, te dirán "qué bien", "me alegro por ti", pero uno sabe cuando alguien se alegra de corazón y cuando no. 

Además, como son unos acomplejados y creen que conseguir ciertas cosas no está al alcance de ellos, siempre criticarán a las personas que destacan por algo bueno o que les va bien en la vida.

EL GRACIOSO:

Se burla de tus sueños, cuando tus objetivos se salen de lo común, de lo que hace todo el mundo, él no dudará en burlarse de ti y hacer ver que "estás chalado" y tienes pájaros en la cabeza.

Ellos se hacen llamar "sensatos", "realistas", por eso no dudan en humillar a cualquiera que tenga una visión abierta y que piense out of the box.

En realidad son cobardes, gente que tiene tanto miedo a soñar o lo ve todo tan imposible que no permite que otras personas no se pongan límites al igual que hacen ellos. Reflejan sus miedos para con los demás, burlándose de sus sueños.

EL TRISTE:

Este es el más dañino de todos: es alguien con verdadera mala idea y con ganas de hacer daño. Son trepas y actúan con malas artes. Todo viene a raíz de estar amargados y completamente decepcionados con la vida, son tan sumamente tristes que no soportan ver a otras personas que traigan alegría, motivación, ganas o felicidad. 

En este vídeo os explico casos que he vivido con estas personas. Son historias reales muy lamentables pues "los tristes" hacen mucho daño a otras personas y no paran hasta verte hundido en la miseria.

 

3. Cómo hacer frente a la gente tóxica.

Esto os lo voy a contar en el vídeo que veréis aquí abajo. Dale a PLAY y descubre cómo podemos librarnos de estas personas:

¡Y esto es todo chicos! Tened en cuenta que todo lo que os he contado acerca de la gente tóxica es mi opinión, la cual he formado a través de mi experiencia y de lo que he leído. Espero que os sirva de algo bueno, porque identificar a alguien con estas características es positivo para que no nos afecten y nos "contagien".

La vida ya es difícil como para que encima nosotros mismo (u otros) nos pongamos límites y barreras, por eso, cuando más lejos estemos de este tipo de personas: MEJOR.

Por supuesto la gente tóxica puede cambiar, pero eso es algo que deben decidir ellos mismos, uno no puede hacer cambiar a otras personas si esas otras eprsonas no quieren o no son conscientes del "mal" que hacen a otros y a ellos mismos.

¡Muchas gracias por leerme monines!

Con cariño,

Alziur.

Cómo conocerse a uno mismo

“Cuando uno consigue conocerse a sí mismo, es capaz de comprender a los demás y la realidad que lo rodea”. - Alejandro Magno.

Conocerse a uno mismo es esencial para visualizar nuestras metas, para averiguar quién soy, qué quiero ser, a dónde quiero llegar… No hay formas de alcanzar objetivos que realmente nos satisfagan sin antes saber quienes somos.

Conocernos bien nos permite desenvolvernos mejor en la vida y tener más seguridad en nosotros mismos.

Para sentirnos realizados debemos aprender a conocernos y así dirigir nuestros esfuerzos hacia aquello que verdaderamente nos satisface, nos hace sentir bien, lo que normalmente suele ser: aquello que sabemos hacer mejor.

Sin embargo, es vital autoconocerse de un modo objetivo: afrontar nuestros defectos y reconocer nuestras virtudes. Al igual de importante que es saber cómo actuamos y por qué nos comportamos como lo hacemos.

En este vídeo os cuento mi experiencia con este tema, cómo he ido redescubriendo quién soy y qué me ha aportado el autoconocimiento:

Conocerse a uno mismo.

Sentimos que nos conocemos a la perfección, sin embargo no solemos parar a pensar si lo que hacemos a diario (trabajo, estudios…) nos gusta realmente o no. A veces incluso, no tenemos objetivos en la vida, más que aquellos que se nos han impuesto como metas a alcanzar por la mayoría: tener un trabajo fijo, formar una familia, firmar una hipoteca…

Por eso me gustaría que pudieras parar un momento y pensar quién eres de verdad, qué te gusta. A mí personalmente me ayudó mucho recordar qué hacía cuando era una niña, qué me gustaba hacer, cómo me comportaba… Así es como descubrí que siempre había sido una niña creativa, con mucha imaginación. ¡Me encanta crear! Ya sea escribiendo, editando mis vídeos de YouTube, fotografías… Si a eso le añades el hecho de que siempre se me ha dado bien escuchar a otros y transmitir cierta serenidad, podría decir que lo que hago hoy en día a través de mis redes sociales es ideal para mí: porque lo disfruto a la vez que se me da medianamente bien.

 

Se objetivo.

Conocerse a uno mismo no es solo descubrir qué se te da bien hacer, para qué vales o qué quieres en la vida. También incluye el hecho de aceptar todo aquello que no se te da bien, asumir tus defectos y admitir tus errores.

¿Es eso algo malo?

No, nada más lejos, es aceptar quién eres, es conocerte sin tapujos ni miedos.

Porque aceptar que no se te da bien algo que siempre has querido que formara parte de tus virtudes sienta como un jarro de agua fría en un primer momento. Sin embargo, después se convierte en una auténtica liberación.

El día que empecé a aceptar quién era, significó para mí una inyección de seguridad en mí misma: poder asumir sin miedo mis defectos sin dejar de ser consciente de mis virtudes. Eso es un regalo chicos, es algo que todos deberíamos experimentar en esta vida.

Saber quién eres, en lo bueno y en lo malo, es una liberación.

Pero para ello hay que ser honesto y no tener miedo a afrontar todos esos complejos que hemos cargado durante años. Hay que desnudarse para con uno mismo, con total sinceridad, y aceptarse: para mejorar, para quererse y para tener confianza plena en ti.

En conclusión, cuando nos conocemos en profundidad aprendemos a identificar nuestras habilidades, a la vez que somos conscientes de nuestras limitaciones. Esto es vital para  planificar nuestras metas de un modo “realista”. Este hecho te llevará muy lejos, sobre todo en el ámbito personal, en la relación que tienes contigo, lo cual se verá reflejado también en la relación que tienes con los demás.

 

Conocer a los demás.

Conocernos bien significa entender quiénes somos, ser capaces de identificar nuestras emociones y actuar en consecuencia. Lo cual nos permite controlar nuestro comportamiento y no hacer cosas “en caliente” de modo que más tarde nos acabemos arrepintiendo. Nos ayuda también a resolver los problemas del día a día.

Personalmente he aprendido a conocer mejor cómo actúo y cómo se comportan los demás, a través de “los cuatro acuerdos” de Don Miguel Ruiz, un libro que no me canso de recomendaros y que una vez más viene como anillo al dedo.

En él, el autor nos explica cuatro conceptos (entre otras cosas) a tener SIEMPRE en cuenta para ahorrarnos dramas, malentendidos y, en conclusión,  para llevar una vida tranquila y feliz.

Esos cuatro acuerdos son los siguientes:

  1. Sé impecable con tus palabras: di solamente lo que quieras decir para no tener que arrepentirte más tarde.

  2. No te tomes nada personalmente: cuando seas inmune a las opiniones de los demás, dejarás de ser una víctima de un sufrimiento innecesario.

  3. No hagas suposiciones: comunícate con los demás de una forma clara, con el fin de evitar posibles malentendidos y dramas.

  4. Haz siempre lo máximo que puedas: para así evitar juzgarte, maltratarte y lamentarte.

“Los cuatro acuerdos” es un libro que recomiendo leer una y otra vez, porque con cada lectura asimilamos algún nuevo concepto. Así hasta conseguir que estos “acuerdos” formen parte de quienes somos y nos ayuden no solo a conocernos mejor, sino a comprender a otros también, para así mejorar la relación con uno mismo y, en consecuencia, con los demás. Lo cual nos ayudará enormemente a tener relaciones sanas y a vivir una vida tranquila y en paz.

Chicos, espero que este pequeño blog os ayude a conoceros mejor, porque el autoconocimiento nos dirige a una vida más plena. 

¡Muchas gracias por todo!

Con cariño,

Alziur.

Vaga y gorda

¿Cansado/a de dejar todo a medias?

Eso era exactamente lo que me pasaba a mí: creía que era una vaga y una gorda, y que jamás podría cambiart eso a largo plazo, pues simplemente era mi forma de ser. ¡GRAN ERROR! Por eso me decidí a grabar este vídeo, donde te cuento cómo transformar hábitos negativos en positivos, y cómo lograr tener fuerza de voluntad para conseguir aquello que nos proponemos.

Porque mejorar ciertos hábitos nos cambia la vida de forma radical: estar sanos por dentro y por fuera, orgullosos de nosotros mismos. Además de lograr nuestros objetivos en la vida, para así sentirnos realizados y felices =)


Espero que este vídeo te aporte algo positivo, porque recuerda que si yo he podido: TÚ TAMBIÉN PUEDES.

 

Con cariño,

Alziur.

Receta de BROWNIE - Sin azúcar. Sin gluten. Sin lactosa.

Este brownie de chocolate no solo está riquísimo, sino que encima es muy sencillo de preparar. Nos aporta los 3 macronutrientes esenciales: proteína, grasas e hidratos, y encima no tiene químicos ni aditivos que dañen nuestro organismo.

Es un placer poder disfrutar del sabor del cacao más puro en esos días en los que el cuerpo nos pide dulce, más aún sabiendo lo saludable que es este brownie.
¡Espero que lo disfrutéis mucho chicos! =)

Con cariño,

Alziur.

¿Qué tipo de persona eres?

El otro día, viendo un vídeo de Tai Lopez, me di cuenta de que existen dos tipos de personas: por un lado están los pacientes impaciente (PI), y por otro, las persona Impacientes Pacientes (IP), el ejemplo a seguir, aquellos que realmente luchan por cumplir sus sueños. 

En este mini vídeo os lo explico mejor:

He descubierto que a lo largo de mi vida he sido una persona del tipo PI. Sin siquiera darme cuenta de ello, posponía mis planes a largo plazo, pero luego me rendía a la primera de cambio, no tenía la paciencia necesaria para esperar hasta ver los resultados. Sin embargo, y gracias al camino que he decidido tomar en la vida, hace un año, quizás dos, me he convertido en una persona IP, de lo cual me siento enormemente orgullosa.

He superado la barrera de la pereza y la impaciencia, y me siento más fuerte que nunca. Es como si pudiera tocar mis sueños con los dedos, están ahí, solo debo seguir trabajando duro y esperar hasta que sean tangibles.

Esta información es tan lógica y evidente, que a veces parece que se nos escapa de lo sencilla que es. Pasamos por la vida y no nos damos cuenta de estos pequeños detalles que marcan la diferencia. Por eso te animo a que compartas este blog con alguien a quien creas que le pueda servir. 

Muchas gracias por estar ahí una vez más =)

 

Con cariño,

Alziur.

Los 10 ladrones de tu energía

El otro día, dando una vuelta por Pinterest, encontré un blog que explicaba cuáles eran los 10 ladrones de nuestra energía según el líder espiritual Dalai Lama. Me paré a leerlo y me gustó mucho, además de convencerme de que realmente así es. Por eso hoy quiero compartir este pequeño conocimiento recién adquirido con vosotros. Quiero que seáis conscientes de qué os está robando la energía (si algo), pues esa energía es necesaria para ser productivos, estar motivados y tener una mente positiva que ayude a superar las situaciones que cada día se nos presentan.

Solo uno mismo tiene el poder de dominar su propia energía y acceder a ella para darle el uso más eficaz. Sin embargo, hay algunos agentes externos e internos que pueden llegar a interferir, provocando un deterioro en nuestro estado de ánimo. Vamos a ser conscientes de cuáles son esos agentes y buscar un remedio para detener a los ladrones de tu energía.

Te lo cuento por escrito más abajo o puedes verlo en vídeo si lo prefieres:

1. Personas tóxicas

En mi vídeo de “Gente Tóxica” os hablaba de este tema. Y es que es un “mal” real, la gente pesimista hace más ruido que la optimista, y te empapan con su negatividad hasta que cuando quieres darte cuenta estás hablando como ellos y compadeciéndote de ti mismo. ¡No dejes que eso ocurra! Alejate de la negatividad.

Dalai Lama“Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

 

2. Paga tus cuentas

Muchas veces he pedido dinero prestado a amigos, pequeñas cantidades, nunca nada excesivo. La cuestión es que el dinero de otros me quema en la conciencia, no puedo parar de repetir a esa persona que se lo devolveré, y efectivamente hacerlo, por pequeña que sea la cantidad. Para mí es una responsabilidad de primer grado: utilizar dinero que otros se han ganado con su esfuerzo y que con toda su generosidad te han prestado. No hay nada mejor para una conciencia tranquila que saber que no le debemos nada a nadie, en el sentido más estricto.

Dalai Lama - “Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.

 

3. Cumple tus promesas

Qué fácil es prometer, pero para ser de fiar, también hay que cumplir lo prometido. No es sencillo, porque a veces esas promesas son más complicadas de llevar a cabo de lo que uno pudo imaginar en un primer momento, sobre todo las que nos hacemos a nosotros mismos. Piensa un momento: ¿cuántas veces has fallado en aquello que te prometiste? Sin ir más lejos, ¿has cumplido todos los propósitos de año nuevo que te hiciste en enero?

Dalai Lama - “Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”

 

4. Haz más de lo que te gusta

Bien es cierto que todos tenemos obligaciones con las que debemos cumplir, nos gusten más o menos. Pero procura dedicar más tiempo a aquello que verdaderamente te gusta. Dales a tu vida y a tu tiempo el valor que se merecen, dedícate a ti mismo.

Dalai Lama - “Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.

 

5. Descansa y actúa

Que el remordimiento no te impida descansar como te mereces, que el miedo no te paralice para actuar cuando toca. Hay que sacar el máximo provecho de cada oportunidad que se nos presente, tanto si es para relajarte y recargar las pilas, como si es para coger el toro por los cuernos y pasar a la acción.

Dalai Lama - “Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.

 

6. Pon orden en tu vida

Desde lo material hasta lo espiritual, es muy importante desprenderse de aquello que no necesitamos, dejar atrás todo lo que sea pasado y tomar sólo aquello que nos permite organizarnos para vivir el presente y cumplir nuestros sueños. Vacía tu mochila, guarda únicamente  todo lo aprendido y los buenos momentos.

Dalai Lama - “Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.

 

7. Cuídate

A veces pienso que uno se “mata” a trabajar con la intención de asegurarse un futuro y una calidad de vida, lo malo es que muchas veces acaba invirtiendo parte de ese dinero ganado en mejorar la salud que perdió por el camino. No tiene mucho sentido, ¿verdad?

Por eso debes cuidarte desde ya: come sano sin dejar de darte caprichos, muévete, descansa, ten una mentalidad optimista que te libre del estrés, medita, ríe...

Dalai Lama - “Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos”.

 

8. Enfrenta cada situación

Da la cara y afronta cada situación en la que te veas involucrado. No lo dejes pasar porque se convertirá en algo que te consuma a diario. Siempre que esté dentro de tus posibilidades es mejor plantarle cara a la situación y ser consciente de la realidad, aquí y ahora, antes que dejarlo pasar y esperar que se solucione por sí solo.

Dalai Lama - “Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria”.

 

9. Acepta lo que no puedes cambiar

No todo está en nuestras manos: hay situaciones, personas y cosas que se escapan a nuestras posibilidades. Debes aceptarlo y dejarlo estar o dejarlo ir, no puedes llorar porque esté lloviendo: puedes aprender a bailar bajo la lluvia o meterte en casa. ¿Pero de qué te sirve lamentarte? Por mucho que llores, te cabrees y te empapes, la lluvia no va a cesar por ti.

Dalai Lama - “Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

 

10. Perdona

La vida nos pone ante situaciones que nos llenan de ira, dolor y rencor. Sin embargo, cuando decidimos no alimentar esos sentimientos y empezar a perdonar, todo en nuestra vida mejora. La ira y el rencor son sentimientos que no nos aportan nada positivo y nos pueden llevar a tomar malas decisiones de las que luego nos arrepintamos.

Además, no hay nada más grande en esta vida que aquel que es capaz de perdonar y ofrecer otra oportunidad, porque todos nos hemos equivocado alguna vez y cuando nos han perdonado nos hemos sentido enormemente agradecidos.

¡Cuidado! No se trata de pasarse la vida perdonando, hay que tener unos límites, y a veces el perdón ya no es una opción.

Dalai Lama - “Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”.

 

Aquí podéis ver el vídeo donde hablo sobre este tema, explico con más detalle cómo entiendo cada uno de estos 10 ladrones de nuestra energía, así que si te ha gustado el blog te recomiendo que le eches un vistazo.

¿Qué te ha parecido el blog? Cuéntamelo en los comentarios de abajo, ya sabes que me encanta “escuchar” vuestra opinión. Y como siempre os digo, si crees que a alguien le puede interesar esta información, no dudes en compartirlo. Todos merecemos conocer cuáles son los ladrones de nuestra energía para poder combatirlos y mostrar al mundo la mejor versión de nosotros mismos.

Muchas gracias por estar ahí.

Con cariño,

Alziur.

 

Soy un fracaso

  • “¿Por qué hay gente que consigue todo aquello que se propone y yo no?”
  • “Soy un fracaso… Un vago.”
  • “Esta vez sí”, pero pasaron las semanas y te rendiste.

Te suena, ¿verdad? Como a la gran mayoría de personas, a mí también me pasaba.

Yo era una persona que siempre se proponía nuevos retos para mejorar: adelgazar, aprender alemán, leer a diario noticias sobre Economía (pues soy licenciada en Economía), salir a correr…

Y, ¿cuál era el resultado de todo aquello?

Odiosas dietas a medias con las que acababa ganando todo el peso perdido, desistir con el alemán y sentirme frustrada por ello, creer que soy una vaga por no leer ni una sola noticia económica, dejar lo de salir a correr para el lunes que viene…

Un desastre.

Esos han sido algunos de mis buenos propósitos durante años, todos frustrados… Seguro que tú tienes los tuyos también, pero ¿los has cumplido o vas camino de hacerlo?

No hace falta ni que respondas…

Pero estás harto de ser un fracaso, lo sé, porque piensas que si otra gente consigue lo que se propone, ¿por qué tú no? Y piensas "¿es que soy peor que ellos? ¿Tan vago soy?”

Déjame decirte que eres igual que ellos, que tú y yo somos iguales que ellos. El problema es que no estamos haciendo las cosas bien, pero eso va a cambiar porque he descubierto como conseguir todo lo que me propongo, y mi vida ha cambiado desde entonces. 

¿Quieres saber cómo?

Los pasos a seguir son fáciles, pero antes de nada, vamos a ser sinceros con nosotros mismos:

 

#1 | TODOS TENEMOS LAS MISMAS 24H AL DÍA, la diferencia es que la gente productiva sabe utilizarlas bien.

#2 | Conseguir lo que te propones es sencillo, pero antes necesitas un cambio de mentalidad.

 

Esas dos cosas deben de entrarte bien en la cabeza, si no ni siquiera te molestes en seguir leyendo.

 

3 sencillos pasos para ser más eficiente y dejar de sentirme como un vago.

 

UNO - ¡Cuidado con lo que dices!

Todo lo que decimos nos afecta, no tenemos ni idea de hasta qué punto.

¿Te suena haber dicho algo así?

  • “Qué vago soy…”
  • “Sé que podría, pero no me esfuerzo lo suficiente.”
  • “Es que no tengo tiempo.”

 

Repites tantas veces frases como esa, que acabas creyendo que realmente eres un vago o que no tienes tiempo.

Pero no es así, porque eres capaz de hacer otras cosas sin que te de pereza. ¿Cuál es la diferencia? Que esas cosas sí te gusta hacerlas, disfrutas el proceso. 

Es ahora cuando debes plantearte:  “eso que me propongo, ¿de verdad lo hago porque quiero o porque, supuestamente, debo?”

En el siguiente vídeo te muestro un caso real que te ayudará a reflexionar sobre si tus propósitos son adecuados o no. Haz click para verlo, luego sigue leyendo el resto del blog.

 

 

No te pongas metas que no quieres cumplir, aunque creas que debes, es un error garrafal que hace que te sientas como un vago. Ya eres mayorcito para elegir qué quieres hacer con tu vida.

Y, sobre todo, no te tortures con malas palabras hacia ti mismo.

Transforma el “qué vago soy…”  por  “si realmente quiero, lo puedo conseguir”.

También el “sé que podría, pero no me esfuerzo lo suficiente” por “sé que puedo, así que no voy a desperdiciar mi vida y voy a hacerlo”.

 

 

DOS - Deja de culpar al tiempo

Lo fácil es culpar al tiempo, utilizarlo como una excusa, pero dime:

  • ¿Cuánto tiempo pasas a la semana viendo Juego de Tronos?
  • ¿Cuánto tiempo empleas tumbado en el sofá con tu móvil?
  • ¿Cuánto rato estas en una terracita de cañas?

No quiero decir que dejes de hacer todo eso, la vida es para disfrutar. Pero si prefieres emplear tu tiempo en ver series como si no hubiera un mañana o en cotillear a tus conocidos por facebook, entonces no tengas el morro de quejarte de que no tienes tiempo.

Si a otros les da tiempo, a ti también.

TODOS TENEMOS LAS MISMAS 24H AL DÍA.

Si a mi me da tiempo a leer, escribir, hacer ejercicio, cocinar comida y cena, sacar al perro, aprender alemán, hacer la compra, grabar vídeos, trabajar en nuevos proyectos, salir de cañas, viajar, dormir 8 horas, limpiar, poner lavadoras, ver cuarto milenio y juego de tronos… A ti, amigo mío, también te da.

 

Aprende a aprovechar tu tiempo.

  • Deja de culpar al tiempo de ese algo que no quieres hacer y jamás harás, asúmelo y no te sigas auto-engañando. No te apetece esforzarte en hacer ese “algo” y no lo vas a hacer jamás. Borralo de tu lista de “cosas por hacer”, ¡para siempre!

  • Deja de esperar el momento perfecto, porque nunca jamás va a llegar. El momento perfecto es ¡YA!. Si realmente quieres conseguir algo, por ti mismo, porque sería una verdadera satisfacción y te haría sentir increíblemente bien, empieza ahora, en cuanto acabes de leer este blog. Sin pensarlo.

 

 

TRES - Paso a paso.

A veces retrasamos nuestros propósitos porque nos abruma ver todo lo que tenemos que hacer para llegar a hasta allí.

Por ejemplo: quiero aprender inglés, pero hay tantísimos verbos que estudiar, y cada uno de ellos con sus distintas conjugaciones. Además esa pronunciación tan diferente a la nuestra, todas esas reglas gramaticales, tanto vocabulario, los phrasal verbs de las narices…

Agobia con solo leerlo, ¿verdad?

Por eso debemos plantearnoslo de otra manera.

Por ejemplo: esta semana voy a aprender diez palabras nuevas, ni más ni menos. Diez palabras que me apetezca saber como se dicen en inglés, las traduzco con el traductor de google, me las apunto en un papel y a correr.

Qué vale más, ¿aprender 10 palabras nuevas a la semana o rendirte antes de tiempo por querer hacerlo todo de golpe y no aprender ninguna?

 

 

Más vale que vayas poco a poco y consigas pequeñas victorias como esa.  

El ser humano se ve motivado por pequeños logros, mientras que se desilusiona con las derrotas y acaba por abandonar. Así que no muerdas más de lo que puedes tragar, ve dando pequeños pasos hacia adelante, y cuando menos te lo esperes estarás más cerca de lo que podrías imaginar, ¿sabes por qué? Porque no te habrás rendido.

 

 

Para acabar déjame que te proponga un pequeño reto, coge papel y boli por favor.

      1. Escribe una cosa que te hubiera gustado conseguir este año pero que no has logrado hacer realidad.

Por ejemplo: dejar de fumar, aprender un idioma, adelgazar, cambiar de trabajo, ponerte en forma, leer más…

       2. Piensa un forma, solo una, de empezar a trabajar en ello. No escribas grandes hazañas que no puedas cumplir a largo plazo. No te preocupes en pensar que te estás quedando corto, como hemos dicho antes, más vale pasitos pequeños hacia adelante que ningún pasito.

Por ejemplo: fumar un cigarro menos al día, ver una película a la semana en ese idioma, comer lo mismo de siempre pero en porciones un poco más pequeñas, emplear veinte minutos a la semana en analizar ofertas de trabajo, hacer cinco sentadillas al día, leer dos páginas al día…

       3. Pon ese papel donde siempre puedas verlo, y cumple religiosamente con ello. Si así lo haces, cuando te quieras dar cuenta estarás a medio camino de conseguir tu objetivo.

 

 

Espero que de aquí a unos meses podáis decir en alto que habéis conseguido aquello que un día os propusisteis.  

¿Cuál es ese propósito que nunca has conseguido hacer realidad? Comenta abajo.

Feliz día,

Alziur.

#AlziurContesta | Episodio 3

¿Alguna vez has necesitado un consejo? ¿Dudabas y no sabías a quién preguntar?

A veces nos apetece hablar de nuestras problemas o nuestros miedos con alguien. Pero es cierto que el consejo de un amigo o un familiar no es del todo objetivo. Además, ellos quieren lo mejor para tí, y, a veces, lo que creen que es más beneficioso coincide con ser la solución más segura, pero eso no significa que sea la mejor.

A mí me gusta escuchar a los demás, para más tarde, y solo en caso de que me lo pidan, poder ofrecer mi opinión. Una opinión que, en ocasiones, no te va a resultar fácil de asumir porque no te va a parecer cómoda.

 

Quiero entregarte palabras que te hagan reflexionar, para crecer necesitamos que nos den un empujón, que nos digan cosas que a veces no queremos escuchar pero que a la larga nos alegramos de haber oído.

¡Es la única forma de CRECER!

Y tú qué quieres, ¿mejorar o estancarte? Si escoges esta última corres el riesgo de arrepentirte dentro de unos años.

Tú eliges, porque tú y solo tú, eres dueño de tu vida.

Mis consejos te darán ganas de pelear por aquello en lo que crees, de perseguir tus más lejanos objetivos, y de eliminar la palabra “imposible” de tu vocabulario. Después, tú decides si llevarlo a cabo, o si permanecer en el mismo sitio en el que estás.

¿Te gusta creer que se puede?

¿Quieres ir en busca de tus sueños sin que te corten las alas?

¿Puedes dar más de tí?

Entonces estás en el sitio adecuado, me encanta la gente que sueña y que le “echa un par” a la vida.

¿Te identificas con alguna de estas frases?

  • “Me he quedado en blanco por culpa de los nervios”
  • “Tengo sueños, pero parecen tan imposibles…”
  • “¿Por qué otros tienen tanta suerte y yo no?”

Si la respuesta es SÍ, no te puedes perder este vídeo donde contesto a todas esas preguntas y muchas más.

 

 

Solo los que luchan por aquello que quieren, lo consiguen. No cometas el error de dejar tu vida pasar y darte cuenta demasiado tarde. ¡Actúa ya!

¡ FelizDía !

a l z i u r

 

Controla tus nervios | Alziur

Cuando tenemos que enfrentarnos a una prueba importante para nosotros, tendemos a ponernos nerviosos. Sabemos que nos jugamos mucho, y eso provoca que te paralices, que tu corazón lata tan fuerte que no seas capaz de pensar con claridad, e, incluso, que te suden las manos. El problema es que esta agobiante inquietud te bloquea, llegando en ocasiones a dejar tu mente en blanco, a olvidar todo lo estudiado para aquel examen, ese discurso que debías hacer en público o, entre otros, las aptitudes que querías demostrar en aquella entrevista de trabajo.

En conclusión, los nervios no te ayudan a realizar esa tarea, todo lo contrario.

Por eso, en el vídeo de hoy os comento cómo podemos solucionar ese estado tan desagradable, y acudir a esa importante cita más relajados, dispuestos a mostrar lo mejor de nosotros.

 

 

Tips para que seas capaz de controlar tus nervios:

 

1. No me arrepiento, he dado lo mejor de mí.

Si vas relajado a esa cita, probablemente actúes con sensatez. Siendo claro en tu exposición, y mostrando todas tus capacidades. ¿Cuántas veces has pensado “ojalá hubiera dicho esto, ojalá hubiera explicado esto otro, ojalá no me hubiera olvidado de añadir tal cosa…”? Seguramente olvidaste aquello consecuencia de ese estado de nervios, o, en el peor de los casos, llegaste a quedarte en blanco por estar un tanto agobiado.

No vamos a dejar que esos malditos nervios entorpezcan nuestro camino nunca más.

Mandas tú, no ellos.

 

2. Comprende la causa de tus nervios, ¿qué es lo peor que puede pasar?

 Procura plasmar en tu mente (o en papel) el peor de los casos de no triunfar.

Por ejemplo, mañana debes acudir a una entrevista de trabajo para un puesto al que realmente te gustaría acceder, crees que es el puesto de tus sueños, te juegas mucho, pero… ¿Qué pasa si no me contratan? ¿Es tan grave que te den una negativa? ¿Es la última oportunidad de conseguir un puesto que te realmente te agrade?

Tú y solo tú decides la gravedad de las situaciones a las que te enfrentas. Tú, y solo tú, decides levantarte y seguir luchando, o quedarte derrotado en el suelo.

 

3. Focaliza tu atención.

Ya sabes qué es lo peor que puede pasar si la cosa no sale como esperabas (¿verdad que tampoco es tan grave?), también has decidido que tú eres el dueño de tu actuación, que los nervios no van a controlarla. Ahora solo te queda respirar hondo, mentalizarte. Tú vales para conseguir ese puesto de trabajo, para aprobar ese examen, créetelo y es muy posible que lo consigas. No pienses en ese pequeño porcentaje que no está en tus manos, focaliza tu atención en lo que sí puedes controlar para que consigas aquello que te propones.

Yo siempre me digo que si otras personas lo han conseguido, ¿por qué no voy a conseguirlo yo? No soy ni más tonta, ni más lista, ni más trabajadora, ni menos trabajadora… La mayoría de nosotros somos personas normales, y como otros han podido, doy por hecho que yo también.

¡Muestra lo que vales!

¿Cuál es la peor situación de nervios por la que has pasado?

Comenta aquí abajo =)

 

¡ Que seáis muy felices !

 

a l z i u r

Enfrenta tus miedos | Alziur

¡ Buenos días a todos !

En el vídeo de hoy hablamos sobre el miedo. Ese miedo que nos paraliza y nos impide lanzarnos a perseguir aquello que realmente queremos, que nos atemoriza y nos bloquea.

El miedo puede ser una sensacion innata a un peligro real, y, en mi opinión, ese miedo no tiene solución alguna, pues forma parte de nuestro instinto de supervivencia. Sin embargo, existe otro miedo que sí podemos evitar. El miedo a algo que aún no ha ocurrido pero que invade nuestros pensamientos, un miedo contagioso.

Ojalá que disfrutéis con este vídeo y que, en caso de necesitarlo, os ayude a dar el primer paso para superar vuestros miedos.

Si otros han podido, tú y yo también podemos.

¡ FelizDía !

a l z i u r

#AlziurContesta | Episodio 2

¡ Buenos días !

Aquí tenéis las respuestas a todas vuestras preguntas. Espero que este vídeo os sirva de ayuda, o que al menos os entretenga u os inspire algo positivo.

Algunas de las preguntas que contesto en este vídeo son las siguientes:

- ¿Cómo saber cuál es tu sueño?

- ¿Cómo he conseguido tantos seguidores en Instagram?

- ¿Cómo sé si algo me gusta de verdad o no?

Si os interesa alguno de estos temas, si os apetece conocer las dudas que otros tienen y que quizás compartís con ellos, no dudéis en ver este vídeo. Y, por encima de todo, no dudéis en mandar vuestras preguntas, yo estaré encantada de escucharos y ofreceros mi consejo.

 

¡ Espero que os guste !

Y, una vez más, muchas gracias por dedicarme unos minutos, sin vosotros nada de esto tendría sentido.

¡ Feliz día !

a l z i u r

4 TiPS para empezar bien el día | Alziur

La mejor manera de tener un buen día es empezarlo con buen pie.

En el vídeo de hoy os doy cuatro consejos que, por sencillos que parezcan, consiguen mejorar nuestro día a día.

 

 

"Somos lo que hacemos día a día, de modo que la excelencia no es un acto; sino un hábito" (Aristóteles)

Espero que os guste, y como siempre os digo, compartid con aquellos a quien pueda interesar.

Y vosotros ¿cómo empezáis el día? Me encantaría saberlo, así que no dudéis en compartirlo en los comentarios del vídeo =)

¡ Muchas gracias !

a l z i u r