Adelgazar para siempre

¿Has hecho mil dietas pero siempre engordas todo el peso que habías perdido? ¿Estás desesperada/o porque ya no sabes qué hacer para adelgazar?

Te entiendo perfectamente porque yo me he encontrado en tu situación muchísimas veces: llegaba el verano y no estaba para nada en mi peso, me daba vergüenza ponerme el bikini, entonces me entraban las prisas y buscaba cualquier dieta “milagro” para perder esos kilos de más. Me tiraba un mes o dos pasando hambre, privándome de todo lo que me gustaba y de mal humor. Eso sí, en cuanto “acababa” la dieta (lo pongo entre comillas porque siempre las dejaba a medias) me liberaba de todas las restricciones, y los fritos, las salsas y la bollería industrial volvían a estar presentas en mi rutina.

Esa ha sido la historia de mi vida desde que tengo unos 14 años, hasta que un día comprendí que no podía seguir así, las dietas ya no me hacían efecto y algo tenía que cambiar… Así descubrí cómo se puede adelgazar para siempre, siendo fácil y sin dejar de comer. De eso hace ya 3 años, así que me he demostrado a mí misma que funciona.

En este vídeo te cuento con detalles cómo he logrado adelgazar para siempre:

Como habrás visto en el vídeo, es muy sencillo adelgazar para siempre, eso sí, no es rápido. Adelgazar de un modo saludable y sostenible no requiere de una dieta específica en la mayoría de los casos, sino de resetear nuestros hábitos y conocimientos sobre todo lo que la nutrición significa.

Como os he contado en el vídeo, no soy nutricionista ni médico, lo único que soy es una chica que se ha pasado toda su vida adelgazando y engordando a base de dietas “milagro”, las cuales, a pesar de ser “efectivas” a corto plazo (no saludables), no son sostenibles.

Por eso, adelgazar para siempre requiere de mentalizarse, de estar dispuestos a aprender de nuevo, de mucha paciencia y de constancia. Los resultados llegarán poco a poco, pero vendrán para quedarse. Además de que nos mejorará el humor, la energía, la calidad de nuestra piel, pelo y uñas…

Los beneficios de tener un estilo de vida saludable son infinitos y se mantendrán a lo largo del tiempo.

Para acabar, me gustaría comentaros que si no tenéis ni idea por dónde empezar u os apetece información de mejor calidad que la que yo puedo proporcionar (no soy especialista, solo hablo bajo mi experiencia) os recomiendo que acudáis a un profesional dietista-nutricionista que os asesore. Solo os pido que por favor elijáis a un profesional actualizado que demuestre pasión por lo que hace y que se moleste en haceros preguntas para conocer bien vuestra situación, analizarla y ofreceros las pautas correctas a seguir en vuestro caso específico. Podéis encontrar grandes profesionales en instagram por ejemplo, os doy algunos ejemplos: Carlos Ríos, Victoria Lozada o Dra. Mari Gomez.

También quiero recordaros que, a pesar de que cada persona es distinta, un estilo de vida saludable es beneficioso para todos. Eso sí, como cada cuerpo y mente son diferentes, no todos podemos implementar hábitos saludables del mismo modo, ni a la misma velocidad, ni con los mismos métodos. Pues aunque el brócoli, por ejemplo, es maravilloso, no a todos nos sienta bien.

Debes aprender a escuchar a tu cuerpo y descubrir qué necesita (desde luego no necesita bollería industrial, ni chorizo, ni patatas fritas... Aunque la vida es equilibrio, y de vez en cuando está bien darse el “gusto”).

Nada más chicos, espero que os haya gustado este blog y, sobre todo, espero que os haya aportado algo positivo.

¡Muchas gracias por todo!

Con cariño,

Alziur.

 

Adelgazar después de Navidad

Las navidades han estado de maravilla, y aunque cada vez controlamos mejor lo que comemos, es inevitable pasarse un poco en estas fechas. Por eso hemos cogido algún kilito de más, notamos que esos vaqueros que el 20 de diciembre nos entraban de maravilla ahora nos quedan un poquitin apretados, ¿verdad?

¡No pasa nada chicos! Hemos disfrutado y ahora vamos a seguir disfrutando mientras perdemos peso, se puede, créeme =)

En este vídeo os voy a mostrar lo que como en un día (cinco recetas) para bajar de peso. Porque aunque cada vez como mejor y tomo mejores decisiones respecto a la comida, es verdad que en Navidad uno se excede un poco:
 

Sí, hemos engordado. Unos más y otros menos. Pero la solución no es pasar hambre con dietas mega restrictivas, ni matarse en el gimnasio de golpe y porrazo.

Una vez más, vamos a atajar este asunto de un modo inteligente, porque no buscamos resultados efímeros, sino perder peso a largo plazo, retomar esos hábitos saludables que hemos abandonado durante estas fiestas:

 

1. La comida basura, ¡a la basura!

Ya han pasado las fiestas, no hay excusas: elimina de tu cocina todos los turrones, dulces, grasas y fritos que hayan sobrado de la Navidad. Si los guardas, los vas a comer, tú y yo lo sabemos, así que hazte un favor y deshazte de todo.

Evita la tentación

 

2. Sano y rico.

La comida saludable puede ser deliciosa, si veis los ejemplos que os muestro en este vídeo de “lo que como en un día” comprobareis que lo que os digo es cierto. Se trata de sacarle partido a los alimentos naturales, los que más propiedades tienen y más beneficiosos son para nuestro organismo. No asocies la comida saludable con un aburrido filete de pollo a la plancha y lechuga, hay un sin fin de posibilidades y opciones que no solo están riquísimas, sino que son fáciles de hacer y económicas.

 

3. Sustitutos saludables.

Vamos a estar unos cuantos días seguidos comiendo platos saludables exclusivamente, queremos perder peso, y tenemos que hacer este pequeño sacrificio durante unos 10 o 15 días, luego podremos introducir el famoso “cheatmeal” una o dos veces a la semana.

La cuestión es que nos puede apetecer pecar, sobre todo porque venimos de excedernos con el azúcar, los fritos y las grasas saturadas. Pero ¡hay solución chicos! podemos encontrar sustitutos ricos y saludables a esa “comida basura”: patatas fritas, azúcar, mantequilla… En este vídeo os doy algunos ejemplos.

 

4. Bebe agua.

¿Por qué siempre que hablamos de adelgazar aparece el agua?

Pues porque estar hidratados es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, pero, además, muchas veces confundimos el hambre con la sed, lo que provoca comer entre horas o sentir deseo por bebidas gaseosas y azucaradas, cuando lo que realmente tenemos es sed.

Evidentemente, si llevas 3 horas sin comer y sientes hambre, es probable que sea porque realmente tienes hambre, pero si notas esa sensación entre horas lo más probable es que necesites beber agua.

¡Haz la prueba!

 

5. Nunca pases hambre.

Es fundamental que estés bien alimentado, para no caer en la trampa y acabar pecando.

Cuando tu cuerpo está correctamente nutrido no te pide nada más, no tienes antojos (por lo general). Por eso es fundamental que consumas los tres macronutrientes esenciales: carbohidratos, grasas y proteínas.

Aliméntate en condiciones con productos naturales y de calidad: legumbres, frutas, verduras, pescados y carnes de calidad, huevos, frutos secos al natural…

 

6. ¿Metabolismo lento?

Por lo general, aquellos que tenemos un metabolismo lento (mi caso), tendemos a engordar con más facilidad. Por eso, a la hora de bajar de peso debemos evitar los carbohidratos almidonados (patata, arroz…) en las cenas, ¡pero no eliminarlos de nuestra dieta! La mejor opción para la cena son los vegetales, la proteína y la grasa buena, una combinación de los tres es ideal.

Esto es solo para periodos en los que estamos buscando perder esos kilitos de más, si lo que queremos es mantenernos, no pasa nada porque de vez en cuando tomemos hidratos para cenar.

Por supuesto, esta recomendación la hago bajo mi propia experiencia, tras ser consciente de que tengo un metabolismo lento y que no asimilo tan bien los hidratos en la noche. Cada cuerpo es diferente y tenéis que descubrir cómo es el vuestro, quizás este vídeo de la maravillosa Sascha Fitness os ayude.

 

7. Muévete.

La alimentación es fundamental para mantenernos y estar sanos, y más aún para perder peso. Pero eso no quiere decir que nos olvidemos del ejercicio.

Debemos tener un estilo de vida activo: sube las escaleras en vez de coger el ascensor, ve caminando a comprar, haz ejercicio… Muévete, y no hay excusas si no puedes ir al gimnasio, hay mil maneras de estar en forma, solo hay que tener las suficientes ganas. Aquí os dejo un ejemplo de rutina de ejercicios para hacer desde casa:

Para acabar, deciros que NO SOY NUTRICIONISTA, ni médico, ni me dedico al mundo del fitness. Simplemente soy una chica con facilidad para engordar que ha estado por encima de su peso ideal en muchas ocasiones, que ha hecho dietas y ha sufrido el efecto rebote y que, por fin, ha aprendido a comer bien para no volver a sobrepasar ese peso en exceso y estar saludable.

A pesar de mis avances, tengo que seguir mejorando y afianzando los nuevos, y mejores, hábitos adquiridos. Y aunque ya no he vuelto a engordar como en el pasado, he perdido más de 10 kilos, es verdad que en vacaciones y Navidad me dejo llevar y gano uno o dos kilitos, pero no pasa nada, porque por fin sé cómo atajarlo de un modo saludable y natural, y me encanta poder compartirlo con vosotros.

Si te ha gustado, sientete LIBRE para compartir este blog tú también =)

¡Muchísimas gracias solete!

Con cariño,

Alziur.